Clínica Dermatológica Isela Méndez. Polanco - México
menu.jpg

El Plasma Rico en Plaquetas (PRP) es un tratamiento médico-estético novedoso, aplicado para el rejuvenecimiento cutáneo,  que deja a los pacientes luciendo más jóvenes, pero sin necesidad de realizar cirugías.
Con el PRP se puede tratar el rostro, cuello, escote y hasta el dorso de manos. El proceso consiste en la extracción de sangre del paciente (25 ml aprox.) para luego centrifugarla y separar los glóbulos rojos del plasma. Una vez que ya está la sustancia que se necesita, el plasma rico en plaquetas se “activa” y se aplica, logrando reparar el tejido, aumentando así, la producción de colágeno, elastina y de ácido hialurónico.
La aplicación intradérmica de PRP produce cambios clínicos notables sobre la piel envejecida, pues:

  • restaura la vitalidad cutánea,
  • aumenta el grosor de la piel,
  • recupera la consistencia elástica,
  • mejora la afluencia vascular,
  • estimula las secreciones, y
  • mejora la tersura y apariencia de la piel.

El plasma restante, que se considera pobre en plaquetas, puede ser procesado y utilizado como relleno para disminuir surcos y líneas de expresión.
El tratamiento, es apto para hombres y mujeres, no requiere ningún tipo de preparación previa y tras su aplicación, las personas se reincorporan de forma inmediata a su vida cotidiana, sin una sola cicatriz, marca o enrojecimiento. La mejoría es notoria inmediato a su aplicación.

Haz click aquí para ver imágenes de los resultados.

 

footer